entreletrasycafeina
Una librería completa ocuparía aprox. 5 discos duros externos. Es decir, podrías meterla toda en tu cartera. Pero hay un gusto especial en pasear la vista por los libros en los anaqueles. A diferencia de navegar monótonamente por internet. En las librerías o bibliotecas ocurren inexplicables flechazos. Como si estas obras fueran un oráculo asignado para ti, o algún cofre de los secretos. Y aunque todavía pierdo mucho la concentración leyendo, no dejo de adquirir libros. Me sigo enamorando de títulos, pastas, colores. Es inexplicable. La información es la meta, pero el camino a ella siempre debe ser una historia de amor. Busca flecharte. Si no, como todo en la vida, se olvida.
Pedro Suárez Vertiz (via entreletrasycafeina)
ideasviajando
Habítame en las sombras,
en esta melancolía que me desbarata la voz,
en los silencios,
en las penumbras.
Víveme ahí en los secretos, en lo inconfesable, en los misterios y enigmas.
En mis imperfecciones y en lo que quiero ocultar,
penetra cada rincón de mi mente, donde ni yo he podido entrar.
Habítame en el tiempo pasado y en el que ha de venir.
en lo que no te entrego, por miedo, por orgullo, o por timidez.
Rebúscame las excusas, los miedos y dudas.
Deshazme, constrúyeme y habítame.
ideasviajando (M. Sierra Villanueva)
i-was-her-love-she-was-my-queen
Me enamoré de ti, de la forma en la que sonríes en la mitad de cada beso, de la manera en la que tus labios besan mi cuello. De la manera en la que te ríes con mis tonterías, de tus ojos, de tu sonrisa, tus sentimientos, de tu presencia. Me enamoré de la forma en la que me hiciste volver a vivir.
 Sueños Compartidos. (via i-was-her-love-she-was-my-queen)
elnomo-dela-luna

Sobre efectos sonoros que sirven como combustible para viajes espaciales

  • Los girasoles por la noche tienen una vida secreta, se vuelven campos de estrellas que sirven de guia a las Magnolias, así, las Magnolias, pueden volverse pequeñas lunitas que emprendan el vuelo entre las luces amarillas de los semaforos, a su paso por las calles van recogiendo fragmentos de suspiros, cenizas de sueños y algun ronquido desentonado que cambia su consistencia flemosa, por el sonido de una sonrisa, bueno, eso pasa cuando pese al estruendo flemoso o seco de los ronquidos, quien intenta descansar al lado de un roncador, sonrie y le abraza sorprendiendose por tenerle al lado, es normal, esa sensacion hace que todo mal habito al dormir se vuelva una sonrisa al abrir los ojos por la mañana, por eso las Magnolias a su paso confunden esos ronquidos con suspiros y los usan de la misma manera, para impulsar su vuelo, despues, cuando consiguen traspasar la atmosfera, se desintegran para llover sobre los mares de la Luna